ya ves... vivo rodeada de lujo.



Y va y me dice

-¿eres Leo? No lo pareces

-¿..? Pues no sé, no estoy muy puesta en horóscopos, a lo que además mi mente añadió “y me importan una puta mierda (perdón)” ¿Por qué?

-porque a los Leo os encanta rodearos de lujos, a ti no parece importarte…

-¿A mí no? ¡Claro que sí! Defíneme lujo, o mejor te lo defino yo:

Si un lujo es que una cadena de oro y diamantes rodee mi cuello, pues me quedo con esas manos que suavemente se posan en él y lo empujan levemente porque unos labios buscan los míos, porque créeme esa sensación que eriza cada centímetro de la piel es más difícil de encontrar de lo que crees.

Si un lujo es una “casa” de esas de ensueño…me quedo con lo que la llena, el amor, los gritos y peleas de niños, olores, música, ese llegar y ponerte cómoda, ese compartir cena para comentar las mejores jugadas del día, y reírte hasta de lo que no tiene ni puta gracia..¡Ah! ¡El hogar es un lujo! La casa es el envoltorio, un envoltorio  triste si esta vacía.

Si un lujo es tener un “cochazo” te diré que el verdadero lujo esta en disponer de ese tiempo para que me lleve a todos los lugares que me hacen feliz, una playa, una sierra…conduciendo o de copiloto con los pies en el salpicadero, escuchándole cantar y mirándome de reojo. 

El trabajo es un lujo, cierto, pero lo que es un verdadero lujo es dedicarte a lo que te gusta, lo que te hace feliz, tanto, que al terminar el día cansada hasta más no poder, sonríes satisfecha, ¡esa satisfacción sí que es un lujo!

Tener los mejores tratamientos, los mejores médicos es un lujo, pero el verdadero lujo esta en no necesitarlos jamás.

El dinero dices? Vale, de acuerdo, nos da la oportunidad de cubrir nuestras necesidades, pero el verdadero lujo está en saber donde hay que parar, enterrar esa competencia por poseer más que al final solo te lleva al cansancio, frustración y endeudamiento,  una vez enterrado esto, una vez cubiertas las necesidades, encontrar esas actividades placenteras que te conducen hacia el tan ansiado camino de “calidad de vida” ¡ahí está el lujo!

¿Una habitación con vistas al mar? ¡Joder! claro que me gusta, pero el verdadero lujo esta en ese abrazo con cariño que hace que el mar sea “tan azul”

Pero no te quiero cansar, porque acabare hablando de todos los pequeños placeres como, empezar a escribir, recibir una nueva inspiración y no poder parar de jugar con las palabras…cocinar con y para mis seres queridos…conversaciones bajo un cielo estrellado…llorar y que “esa persona” te arranque una extraña mueca que quiere ser risa sin dejar de ser llanto, y la mueca va mutando en risa, y la risa en carcajadas, y las carcajadas nuevamente en llanto…leer un libro a la sombra de la higuera que te lleva a mil mundos y a la magia de esa mariposa que se posa en mi pierna…pero no te quiero cansar…

Y los horóscopos me siguen importando una …… ¡eso¡ pero sí, me gustan los lujos, ya ves, vivo rodeada de ellos.




Comentarios

  1. Apreciar cada pedaço
    sentir o valor de cada bocado
    somar sorrisos em cada canto
    e ter o riso das estrelas
    o riso de estar vivo.

    ResponderEliminar
  2. El verdadero lujo de esta vida es todo aquello que no da felicidad y a veces no se trata precisamente de lujos físicos. Un saludo. Me encanto tu historia.

    ResponderEliminar
  3. Es un lujo leerte.
    Te sonrío con el Alma.

    ResponderEliminar
  4. Precioso resumen de la vida lujosa !!!! Cariños mil. Me encantó !

    ResponderEliminar
  5. Maravilloso escrito sobre la vida, eso si que es un lujo leer este escrito, me ha gustado mucho. Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EN EL ESPEJO DE MI ALMOHADA

EN LA TRASTIENDA DEL CORAZON

LOS "PORQUÉS"