ESPERA...SON SOLO CINCO MINUTOS



Cara limpia, dientes cepillados, final del día, abordo mi cama, cierro el libro, cierro los ojos y mi querido subconsciente , ese que a veces me traiciona, a veces me deleita, a veces me alegra y otras me tortura, me hace subir en una nave espa(e)cial, elevándome hasta el cielo, alto, cada vez mas alto, libre, cada vez mas libre, atrás queda lo cotidiano, la rutina del día, y me relata todos los buenos momentos, las experiencias se magnifican, me hace crecer, me lleva a otro mundo en el que no hay nada negativo, todo es posible, nada se me resiste, todas las vidas bellas y amables al alcance de mis ojos, todo es magia ¡sin trucos¡

Persigo instantes gratificantes, los alcanzo, juego con ellos, los hago eternos, salto al vacío con los brazos abiertos, mi cuerpo planea suavemente al arrullo de las cataratas, sin vértigo, sin miedo. Pensar no duele, el corazón esta en calma, la vida se ajusta, es de mi talla, sonrío...

Hasta que el sueño profundo se apodera de mí, me controla, los sueños vendrán e irán a su antojo...

Suena el despertador, cinco minutos mas, le digo al día,
no tengas prisa en sorprenderme,
no tengas prisa en imponerme rutinas,
no tengas prisa ni tan siquiera para dejarme momentos placenteros
no tengas prisa para cargarme con las obligaciones,
tampoco tengas prisa para llenarme de risas...
espera...
son solo cinco minutos.



Comentarios

  1. Precioso!! Gracias por regalarnos escritos tan bonitos.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado. Rutina diarai, en el placer de las sábanas limpias. Cinco minutos más.
    Pecioso.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito, me ha gustado mucho la forma tan poética en que lo describes. Un beso

    ResponderEliminar
  4. El lector se desliza en la lírica poética, que fluye en calma libre.
    Los versos finales anunciando el despertar mantienen la paz del sueño.

    Enhorabuena!! Un placer a los sentidos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LOS "PORQUÉS"

EN LA TRASTIENDA DEL CORAZON

EN EL ESPEJO DE MI ALMOHADA