miércoles, 30 de septiembre de 2015

BOSQUIMANOS



Según la antropóloga Polly Wiessner, “hay algo en un fuego 
en medio de la oscuridad que une a las personas”.

Los bosquimanos por la noche se reúnen alrededor del fuego y dejan volar su imaginación, se relajan y sus conversaciones toman un cariz totalmente diferente a las diurnas, relatan con la nostalgia del recuerdo cacerías pasadas, hablan de relaciones y amoríos, de animales salvajes, intercambian impresiones sobre el mundo espiritual, cantan y bailan…
De día, ya sin el fuego de por medio, sus conversaciones son como las de cualquier sociedad refiriéndose a los quehaceres y problemas diarios, como conseguir comida, discuten sobre derechos de la propiedad, incluso hay cotilleos y chistes.

La comunicación, las relaciones personales han cambiado ¡y mucho!, y mas con esa gran ventana al mundo que nos ofrece internet, esa ventana que golpe de click despliega ante nosotros tanta información, nos hace visitar virtualmente cualquier país, nos pone en contacto con gente del otro extremo que ni tan siquiera conocemos, y también a golpe, esta vez de emoticono le ofrecemos un guiño, una sonrisa o un beso...¡bendita ventana¡


Abramos esa ventana, pero no nos olvidemos ni descuidemos nuestro entorno mas cercano, no olvidemos la importancia de las palabras esas que pronuncian nuestros labios y corroboran nuestras miradas.


De vez en cuando no estaría mal que dejáramos a un lado las nuevas tecnologías, apaguemos la televisión, el ordenador y alrededor de un fuego, real o imaginario, intentemos relacionarnos como los bosquimanos, contar historias, reflexionar, cantar, bailar...





miércoles, 23 de septiembre de 2015

UN FINAL, UN INICIO


Septiembre marca un inicio y un final, porque como ya he dicho alguna vez para mí el año empieza con el nuevo curso, mes de nuevos propósitos, de nuevos retos y también de nostalgias, el verano queda atrás (que es con diferencia mi estación favorita), de nuevas ilusiones, no en vano en muchos países se le denomina el mes del amor y la amistad.


Pero este septiembre empezó mal, mostrándonos una triste y cruel realidad, al mirar mas allá de nuestras fronteras, estremeciéndonos con esa imagen del pequeño Aylan que tuvo la mala suerte de nacer en el lugar equivocado, no como muchos de nosotros, nosotros que mirábamos con cierta distancia la crisis migratoria, esa llegada masiva de refugiados nos parecía que quedaba lejos de nuestras costas, Italia o Grecia, pero la imagen de Aylan, dura, muchos no querían verla, se coló en todos los hogares, provocando un tsunami de solidaridad, ya se sabe, un imagen vale más que mil ahogados.


Y así empezó septiembre, lleno de ilusiones y propósitos para los que no nacimos en un lugar erróneo, para los que sí, para los que cualquier lugar será mejor que el horror que dejan atrás, esperemos que nuestra solidaridad les devuelva la esperanza, que esa orilla donde el mar besa unas veces suave y otras apasionadamente  la tierra, sea el lugar idílico donde un niño dibuja en la arena, a veces casas, a veces barcos, otras haciendo castillos… y con el tiempo creciendo, dibujara corazones…


Para que un día mis ojos, mis palabras, mis letras puedan cambiar esa frase que leí en un periódico: “Ahí yace juega, en esa playa, el mundo entero”

"Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces, pero no hemos aprendido el arte de vivir juntos, como hermanos."
Martin Luther King

miércoles, 16 de septiembre de 2015

A TI...


A ti, que buscas certezas en un mundo imprevisible, que huyes de la inseguridad, que corres detrás de lo que no tienes, que con tanta carrera dejas a un lado lo que verdaderamente necesitas, que cuando consigues lo que deseas empiezas a sufrir, te ataca el miedo, miedo a perderlo. Aprende que nada ni nadie nos pertenece, aprende a gozar del privilegio de disfrutar aunque sea temporalmente.


A ti, que tienes ese afán de convertir tu existencia en algo seguro y te atas con múltiples contratos, indefinidamente a una empresa, hipoteca, plan de pensiones, matrimonio…todo lo que te de tranquilidad, una vida normal como establece el sistema. Aprende a despegar los pies del suelo, a salir del tiesto, romper moldes, salir del montón.


A ti, que quieres ser el barco seguro en el puerto, aprende que los barcos no se hicieron para eso.


A ti, que te quejas de cómo pasa el tiempo, que miras atrás. Aprende que los momentos que antes estaban al alcance de tu mano cada vez están más lejos.


A ti, que te olvidas de vivir la vida, que crees que vas a tener tiempo para todo, que crees que lo estás haciendo tan bien que te van a regalar un año más, aprende que aquí casi nadie regala nada y menos tiempo.


A ti, que quieres ir al cielo pero te da miedo morir. Olvídate de eso, aprende que aquí hemos venido a jugar. Aprende que puedes cambiar las cartas por sonrisas que algún día contarás.

A ti, que como todos llegaste con la manos vacías, aprende que con las manos vacías nos marcharemos.

A ti, que sólo ves el verde o el rojo. Aprende que también está el ámbar y ahí tú decides si sigues o paras.

A ti. que te ríes de  ese poema de Gil de Biedma, que todo te queda lejos, que esa verdad desagradable no asoma. Aprende que la vida va en serio, comprende ahora, no más tarde, que envejecer y morir no sean el argumento de tu obra. 





No volveré a ser joven de Jaime Gil de Biedma 
Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde
-como todos los jóvenes, yo vine
a llevarme la vida por delante.

Dejar huella quería
y marcharme entre aplausos
-envejecer, morir, eran tan sólo
las dimensiones del teatro.

Pero ha pasado el tiempo
y la verdad desagradable asoma:
envejecer, morir,
es el único argumento de la obra.


martes, 15 de septiembre de 2015

Cuando vemos que el tiempo no nos perdona...Saudade



Saudade (Por Miguel Falabella).

Agarrarse el dedo con una puerta duele.
Golpearse la cara contra el piso, duele.
Torcerse el tobillo, duele.
Una bofetada, un puntapié, duelen.
Duele golpearse la cabeza con el borde de la mesa,
duele morderse la lengua, una carie y piedras en los riñones también duelen.
Pero lo que más duele es la saudade.
Saudade de un hermano que vive lejos.
Saudade de una cascada de la infancia.
Saudade del gusto de una fruta que no se encuentra más.
Saudade del papá que murió, del amigo imaginario que nunca existió...
Saudade de una ciudad.
Saudade de nosotros mismos, cuando vemos que el tiempo no nos perdona. Duelen todas estas saudades.
Pero la saudade que más duele es la saudade de quien se ama.
Saudade de la piel, del olor, de los besos. Saudade de la presencia, y hasta de la ausencia consentida.
Tú podías quedarte en la sala, y ella en el cuarto, sin verse, pero sabiéndose ahí.
Tú podías ir para el dentista y ella para la facultad, pero se sabían allí.
Tú podías pasar el día sin verla, ella el día sin verte, pero sabían del día de mañana.
Pero cuando el amor de uno acaba, o se torna menor, al otro le sobra una saudade que nadie sabe como detener.
Saudade es básicamente no saber. No saber más si ella continúa sufriendo en ambientes fríos.
No saber si él continúa sin afeitarse por causa de aquella alergia.
No saber si ella todavía usa aquella mini.
No saber si él fue a la consulta con el médico como prometió.
No saber si ella se alimentó bien últimamente por causa de esa manía de estar siempre ocupada.
Si él estuvo yendo a las clases de inglés, si aprendió a entrar en la Internet y encontrar la página del Diario Oficial.
Si ella aprendió a estacionar entre dos coches.
Si él continúa prefiriendo la cerveza oscura. Si ella continúa prefiriendo jugo de naranja.
Si él continua sonriendo con aquellos ojitos apretados...
Si ella sigue bailando de aquella forma enloquecedora... Si él continua cantando tan bien.
Si ella continua detestando Mc Donald's.
Si él continua amando. Si ella sigue llorando hasta en las comidas. Saudade realmente es no saber!
No saber que hacer con los días que son más largos, no saber como encontrar tareas que detengan el pensamiento,
no saber como frenar las lágrimas al escuchar esa música, no saber como vencer el dolor de un silencio...
Saudade es no querer saber si ella está con otro, y al mismo tiempo querer. Es no saber si él está feliz, y al mismo tiempo preguntar a todos los amigos por eso...
Es no querer saber si él está mas flaco, si ella está mas linda.
Saudade es nunca más saber de quien se ama, y mismo así doler.
Saudade es esto que sentí mientras estaba escribiendo y lo que tú, probablemente, estés sintiendo ahora después de leer... 



sábado, 12 de septiembre de 2015

NO LA COMPLIQUEN MAS


Que soy muy simple, lo sé, por eso no entiendo la necesidad que tienen algunos de complicar las cosas, la vida, igual es porque creemos que lo sencillo carece de importancia.

Que algo huele a sencillo...uumm...seguro que viene con trampa. Hay cosas sencillas que simplemente son maravillosas ¡sin analizar!

Que algo es bueno...uumm...demasiado bueno para ser verdad.

A problemas simples, soluciones complicadas.

A problemas complicados, un sinfín de vueltas, o me estanco y en el peor de los casos me deprimo.

Y así no, señores, así no, las cosas sencillas son simplemente sencillas y no menos importantes, y ante las mas complicadas, reflexión, barajar opciones y andando que es como se demuestra el movimiento. Y ese caminar nos puede llevar al éxito, también al error pero a estas alturas, ya sabemos que "lo malo" es experiencia, que los errores del pasado nos sirvan como escalones hacia un futuro mejor, pero jamás para tenerle miedo.

No perdamos el tiempo, dudemos lo necesario, identifiquemos lo importante, eliminemos todo lo que sea superfluo y posible de eliminar.
Invertimos mucho tiempo en no errar, y el resultado no merece tanto esfuerzo.

Que no nos gusta algo, pues tendremos que intentar cambiarlo, y eso solo depende de uno mismo, escoger una situación simplemente por si no llega otra mejor... pues igual hay que aprender a esperar.
Expresarnos con claridad, que los que nos rodean no son telepáticos, y las intuiciones y suposiciones a veces no son un buen aliado.
Cuando un amigo te dice "tengo un problema" no contestar de inmediato ¿problema eso? ¡Problema el mío!, como si fuese un mérito el tamaño de nuestro problema, un mérito ser víctima.

Hay que ser conscientes de lo importante que es despertar cada mañana, conscientes de lo importante que es tener un trabajo, conscientes de la gente que nos apoya, conscientes de hasta donde se puede y queremos llegar, que cuando se llega, ese "ahora un poquito mas" sobra.

La vida no es perfecta, la gente no es perfecta, nosotros no somos perfectos, estamos llenos de contrastes y la vida de contratiempos que a ratos la hacen complicada, no hay arco iris sin lluvia.

Tampoco se trata de ir sembrando "buen rollo" por dondequiera que pasemos, es cansado y en muchas ocasiones falso, simplemente se trata de afrontar las cosas desde esa perspectiva "buena", trabajar la capacidad de encontrarla.... eso si que es complicado, ¿no?

Voluntad, coraje y sobre todo creer en nosotros mismos, como humanos que somos ¡no pretendamos ser superhéroes¡

Pongamos mas empatía en nuestra vida y menos complicaciones.

La vida es como ese jersey que tejes por primera vez, con mucha ilusión para alguien especial, alguien que quieres, si lo miras de cerca tiene muchos fallos, errores, pero no hay que analizarlo, es especial porque se tejió con mucho amor. Pues eso, que pesen mas los amores que los errores.

Que vida hay una, ya es complicada de por sí, ¡no la compliquen mas¡




"Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías, mientras aguardan la gran felicidad"
(Pearl S. Buck)

martes, 8 de septiembre de 2015

PON TU VIDA EN ON



VIVES                                             EXISTES

Te encanta empezar un nuevo día                        Te cuesta empezar un nuevo día

Todos los dias tienes actividades nuevas             Mejor la rutina
y sino las buscas

Pruebas cosas nuevas                                           Te quedas con lo que conoces

Siempre con ilusion                                              ¿ilusion? De vez en cuando...

Sueñas                                                                   La realidad del momento

Rompes paradigmas                                              Zona confort

Eres libre                                                               Haces lo correcto

Algo que no te gusta, aprendes                             Algo que no te gusta "que mala suerte tengo"

Constantemente crecer                                          Mejor, estabilidad

Dices "yo quiero"                                                  Dices "yo debo"

Emprender y competir                                          Conservador

Proactivo                                                               Reactivo

Haces que ocurran cosas                                       Miro como ocurren

Aquí y ahora                                                         Cualquier tiempo pasado fue mejor

Estas entusiasmada                                                Estas anestesiada

Disfrutas                                                                Lo paso bien....

Trabajas duro porque te gusta                               Trabajo duro, punto.

Vives con bifurcaciones                                        Vives en linea recta

El sueldo es para vivir con alegría                         El sueldo es para vivir mejor

Creas la ruta                                                           Sigues la ruta

¡Que sería de la vida sin riesgos¡                           Mejor, decisiones fáciles y seguras.

Te auto motivas                                                      Necesitas motivación

ON                                                                         OFF



(Nota: Post basado en M.Varela)

Como dicen por ahí, "la locura es un genio, y es mejor ser absolutamente ridículo a ser absolutamente aburrido"

miércoles, 2 de septiembre de 2015

GUIÑÉ LOS OJOS PARA APUNTAR MEJOR


Llorando, abrazada a mí, era lo mejor que me había pasado durante todo el día, se desmoronó, se permitió ser débil para variar, se sinceró…

“Siempre fui competitiva, en el colegio, en el instituto, en la universidad, siempre queriendo ser la mejor, siempre subiendo peldaños, sin mirar a quien humillaba, a quien pisoteaba, no importaba, siempre tenía alguna justificación, me hice de un nombre, de una fama, alcancé el éxito, y cualquier cosa que hiciera seguiría el mismo camino, el éxito trae el éxito. Hubo críticas, entrevistas, fiestas, era rica, arrogante y famosa…no fui una mujer agradable.

Mi chico trabajó duro para mantenernos a los dos mientras que yo estudiaba,  y cuando me gradué me obsesioné con mi trabajo, olvidándome poco a poco de él, así se lo agradecí, cuando se marchó, hasta  me sorprendí, así de imbécil era yo, y no solo lo fui con él, amigos, familia... a todos los trataba igual como simples admiradores sin considerar los lazos que nos unían.

Nací en un pueblo pequeño, en el seno de una familia trabajadora y humilde ¡que orgullosos estaban de mi¡ Cuando iba a verlos, no más de unos cuantos días un par de veces al año, me trataban como a una princesa, ellos lo aceptaban todo, todas mis excusas, no podían imaginar que simplemente trataba de alejarme de lo que su mundo representaba. Mamá una mujer valiente, papá un hombre bueno, generoso, nunca pude pensar en él como una persona enferma, cuando me lo comunicaron, después de varios mensajes a mi secretaria, antes de que yo me decidiera a llamarlos, a visitarlos. Ni que decir tiene que dije y ofrecí todo lo adecuado, los mejores médicos, los mejores hospitales, a lo que él se negó, prefirió pasar sus últimos días junto a su familia, con su médico de siempre, en su pueblo y yo volví a mi vida arrogante convencida de haber hecho cuanto estaba en mis manos, excepto estar a su lado, me alejé, yo me recuperé, él no. Cuando se despidió de este mundo yo estaba lejos, en otro país, en mas fiestas, mi madre y hermanos no me localizaban y siguieron adelante con su funeral y su pena.

Traté de negar el dolor y la culpa, pero estos al final me invadieron, se apoderaron de mi mente y tomaron como rehén a mi corazón, estaba destrozada y nadie me ofreció consuelo, no les culpo, yo era una mala amiga, una mala hija, una mala persona.

Sola en esa casa que en días anteriores me parecía tan lujosa, y ahora tan vacía, me faltaban todas las personas con las que quería y no podía estar, las alejé, las fui perdiendo, por ser tan soberbia, engreída, ruin….”

Dejó de hablar, me miró con lágrimas asomando a esos ojos que me desafiaban a decirle que era un ser despreciable, pero yo no podía decirle eso, no conocía a la mujer que años antes había hecho todo eso, la que yo conocía, la que tenia entre mis brazos era toda dulzura, amable hasta la exageración.




“Algunas personas sólo guiñan los ojos para poder apuntar mejor" (B. Wilder)

“La soberbia no es grandeza sino hinchazón; y lo que está hinchado parece grande pero no está sano.” 
SAN AGUSTÍN