“NI TE IMAGINAS LO QUE TE ESTAS PERDIENDO”


Tumbado en la cama, reflexionando, él, “el rey de las huidas”, él, al que la vida le sonreía, que era como la había planeado…ahora no estaba seguro, cuantas veces había oído decir a tanta gente “la vida no es como esperaba”… ¿y si lo mejor era lo que no había planeado?


Su vida era excitante, fiestas, club, mujeres atractivas, salió con muchas, muchas de ellas esperaban una proposición formal que él nunca tuvo intención de hacer, su carrera en alza, cada vez mas… ¡mas! ¡Oh, que palabra! … mas…una palabra engañosa, la devoradora de vidas, pero si, más éxito, su música, sus composiciones triunfaban, no solo en Paris, en el resto de Europa, en América…


Y en su cartera esa fotografía de Andrea con su hija de la mano camino de la playa, no veía sus caras, y aun así podía escuchar sus risas, ver el brillo de sus miradas, esa fotografía que le envió una tal Lola, solo ponía en el reverso: “ni te imaginas lo que te estás perdiendo” ¡maldita anciana!

Cuando Andrea estaba embarazada pensó en buscarla, pero lo dejo pasar, no era lo que había planeado, era más fácil ir de cama en cama, forjando éxitos.


Aprendió, con el tiempo aprendió que una mujer hermosa puede resultar aburrida, que ninguna suscitaba tanto interés en él como aquella muchacha bohemia y algo estrafalaria del sur de España, con ella fue feliz, fueron felices. Asúmelo, se decía, no se puede volver al pasado, no se puede remediar lo irremediable, no se puede salvar lo insalvable (y yo te digo, por si me escuchas Daniel, ¿lo has intentado?)


Durmió mal y poco, antes del amanecer estaba al volante, conduciendo hacia lo insalvable, sin saberlo allí estaba, al otro lado de la calle  -sonrió…”al otro lado, siempre al otro lado”- enfrente de la cafetería de Manuel, un buen tipo con el que charlo un rato mientras le preparaba un café para llevar, cruzó, sentado en el coche espero una hora, dos horas… empezó a ver niños que iban a la escuela, era septiembre, el mes de los nuevos comienzos, nuevas aulas, nuevos amigos, nuevos colores, nuevos proyectos…


Y las vio, esa niña increíble con la piel de un sutil tono dorado tatuado por un verano que no se quería marchar, con un vestido blanco y un gracioso sombrero, una miniatura de la mujer que la acompañaba, una mujer dueña de una serena belleza, de unos pasos firmes y una sonrisa que se iluminaba al mirar gesticular a su pequeña, como si le estuviese contando la mas hermosa historia.


Se sintió mal, arrepentimiento, miedo, emoción, arrancó, se marcho conteniendo las lágrimas, él, el rey de las huidas, porque a veces es mejor huir que quedarse (y yo te digo, por si me escuchas Daniel, a veces, solo a veces)


¿Cómo he podido mantenerme alejado tanto tiempo? Y esa frase rebotándole en su cabeza y encogiéndole el corazón, “ni te imaginas lo que te estás perdiendo"





"Las mañanas de domingo cuando, atontados pero felices por ese día de asueto que empieza, nos ponemos un viejo jersey cómodo y bajamos a preparar el café (...) Uno se siente deliciosamente medio dormido todavía, disfruta aún unos instantes, en silencio (...) se frota los ojos con aprecio por sí mismo y, cuando ya se eleva el olor palpable del café caliente, se sienta al fin ante su tazón humeante, (...) y, entornando los parpados, reconoce en silencio el sabor agridulce de la felicidad" (Muriel Barbery)

Introducción: ¿Os acordáis de Andrea? Aquella niña que le apasionaba  pintar http://hilvanandomomentos.blogspot.com.es/2015/05/no-dejes-nunca-de-pintar.html


La que de alguna manera unió a Lola y Manuel con un cine y unas palomitas
http://hilvanandomomentos.blogspot.com.es/2015/10/no-hay-edad-para-compartir-palomitas.html

Comentarios

  1. Que triste,.... pero real, la huída a veces pensamos que es lo mejor, sin serlo. Afrontar como adultos, probar tal vez... Besitos Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves... La vida a veces no es como la planeas y te devuelve sonrisas, y otras es como la planeas y te regala lagrimas... así es el mundo, un día esta pavimentado con cristales rotos y otros con flores de azahar.
      Bueno, igual a Daniel le damos otra oportunidad... ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Una historia conocidano por eso menos dolorosa y muy bien relatada.
    Un gusto leerte :)

    ResponderEliminar
  3. Gracias Gabriela, un placer que me leas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Una historia muy frecuente entre esos adonis que se se creen el ombligo del mundo. Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LOS "PORQUÉS"

AQUÍ ESTOY YO CON MI BARQUITO

EN LA TRASTIENDA DEL CORAZON