QUE ARDA LO MALO


-         ¿En que somos diferentes?  Pregunto la pequeña Shulamit

-         ¿En qué crees tú que lo somos?

-         No sé, yo me veo igual que el resto, pero a veces siento que nos miran como si les molestáramos, como si vieran algo que no les gusta.


Apretó su mano con delicadeza, alzo los ojos al cielo, tan azul en ese hermoso día. ¿Dónde estaba ese mundo diferente? ¿Donde todos los hombres son iguales, con los mismos derechos y los mismos deberes? ¿donde no se persigue a nadie se rece a quien se rece, o se piense lo que se piense?

Todos iguales…pensó sonriendo con amargura, quien podría creerse semejante mentira, al otro lado regiones, tribus que no tienen nada excepto enfermedad y muerte, un dios o varios, un viejo televisor donde ver de cuando en cuando a enamorados que sonrientes pasean…suspiro… ella que renuncio a su amor, distinta cultura le decían, pero sobre todo distinta religión ¿De verdad creen que a Yhavé a Alá… les preocupa que dos jóvenes se enamoren? ¿Hasta cuándo vamos a permitir que la religión nos separe, provocando mirarnos los unos a los otros de forma diferente? Solo pensaba en un mundo sin Dios, sin ningún Dios en cuyo nombre los hombres peleen y se maten entre sí.




Ashna miro a su pequeña, se arrodillo para poder mirarla bien a los ojos, enormes y bellos ojos negros. ¿Sabes Shulamit? No somos diferentes, la diferencia está en los ojos del que mira, y no en lo que ve.

Siguieron caminando, mientras al otro lado Occidente sigue desatento, cruelmente desconsiderado, una crueldad impropia de quien escucha a Bach y lee a Hamlet, preocupado por su bienestar, sin saber que el bienestar de todos depende del bienestar global, manteniendo a raya al “enemigo” de turno, alimentando ejércitos...al otro lado alguien abraza a su hijo o a los restos de este tras un bombardeo…





“Olvidaba que en todo combate entre el fanatismo y el sentido común, pocas veces logra este ultimo imponerse” (Marguerite Yourcenar)


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EN EL ESPEJO DE MI ALMOHADA

EN LA TRASTIENDA DEL CORAZON

LOS "PORQUÉS"