LA VIDA ES PARA CRECER Y APRENDER


Ángeles estaba escribiendo un whatsapp a  su nieta, ella que hacía apenas un año no sabía leer ni escribir.

Recordaba con algo de tristeza aquella niña que fue… menuda, de piel morena y pelo negro casi siempre recogido en una cola de caballo o en una trenza, con los ojos tan negros como tímidos y curiosos, ser la única mujer de cuatro hermanos le condiciono la manera que ella debería de vivir, eso y la posguerra que les dejo los  vientos de frio, hambre, desprecio y silencio de una guerra, a lo que se unió que el régimen apartara a las mujeres de la cultura, para ella esto era lo de menos, ir a la escuela para aprender a ser una buena ama de casa, madre y esposa no le interesaba (montones de ilustraciones con mujeres sonrientes con la fregona en la mano lo avalaban),  lo que realmente se lo impidió fue la pobreza y el machismo que la rodeaba.



No aprendió a leer aunque obtuvo un máster en sortear la miseria, fregando, lavando, cocinando y el escaso tiempo que quedaba para el ocio lo dedicaba a coser, así es como en su casa era poco más que una empleada domestica. Nunca leyó, ni nadie le leyó cuentos antes de irse a dormir, ni escribió su nombre en un corazón dibujado en cualquier trozo de papel.

Con catorce años se puso a trabajar como empleada domestica de otro hogar, a los dieciocho su casamiento no le trajo mas libertades, seguir sirviendo  haciéndose cargo de un marido y criar tres hijos y una hija, todos estudiaron, de eso se encargo ella misma trabajando todo el día y gran parte de la noche, cuando su hija le decía, madre, ¿Por qué no sale un rato  a divertirse? ella enhebrando la aguja con la vista cansada y las manos encallecidas, le sonreía sin dejar que su boca transformaran  en palabras lo que su mente pensaba ¿Cómo se divierte una si tiene que trabajar de día y de noche toda la vida para tirar pa`lante?

Cuando enviudo y los hijos se ausentaron, se dio cuenta de que no solo echaba en falta un marido, le faltaban muchas cosas más. Se sentía extranjera en aquel lugar, sin educación, alejada de la sociedad… solo veía como un muro se iba levantando imposible de franquear, hasta que un día recordó una frase: “La vida es para aprender y crecer”

Y así llego una tarde, bendita tarde, a la escuela de adultos, con un poco de vergüenza pero con mucha ilusión. Alguien podría decirle que de que serviría leer, entender un libro en un mundo como el suyo, de poco le importaba eso, el reto era consigo misma. Desde que aprendió a leer todo cambio, la manera de pensar, de conectar con la gente, ahora no solo podía hablar también dialogar, no es que antes no lo hiciese pero le faltaba algo, la capacidad de conocer.


Termino el whatsapp: “ven a probar te el vestido. Besos” Le dio a enviar con una gran sonrisa formada por todas las sonrisas ausentes de su vida.


Hoy 8 de Septiembre es el Día Internacional de la Alfabetización.

En Andalucía aun hay unas 250.000 personas completamente analfabetas.

En España  720.000 aproximadamente, de la que unas 500.000  son mujeres.

Un informe de la Unesco afirma que existen en el mundo  más de 781 millones de analfabetos, de los cuales 500 millones son mujeres.  Irina Bokova recuerda: “una simple verdad: la alfabetización cambia la vida.”

Los que me estáis leyendo, o los que no pero podrían hacerlo ¡valorad la suerte que tenemos!

Un país no es más fuerte por el número de soldados que tiene, sino por su índice de alfabetización. (Malala Yousafzai)

Comentarios

  1. Cierto, cambia la vida, y por eso existen muchos países donde no interesa tener un pueblo alfabetizado.

    Hay una película de Robert Deniro donde el personaje no sabe leer, le notifican por carta de la muerte de su padre y el pobre ni se entera, lee la carta años más tarde cuando la mujer de la que él se enamora lo enseña. Tu relato me ha recordado esa fantástica película.

    Un placer pasar por tu casa de letras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he visto la pelicula, pero lo haré. Gracias por pasearte por mis letras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Es verdad que mucha gente no ha tenido la oportunidad de leer. Pero la vida le ha enseñado que nadie le puede engañar. El saber no ocupa lugar, no debería haber nadie sin la oportunidad de aprender a leer. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por suerte cada vez son los menos, aunque aún queda mucho camino. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Leer no es una función vital para los seres humanos como lo es el respirar o el comer, sin embargo cuando falta, cuando no podemos leer es como si dejásemos de existir...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respirar y comer también lo hacen los animales ¡Diferenciémonos! Besos.

      Eliminar
  4. Necesito leer todos los días. Me ha gustado mucho leer hoy tu escrito y deseo que esas cifras algún día no existan. Besos Ana y "palante"

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EN EL ESPEJO DE MI ALMOHADA

EN LA TRASTIENDA DEL CORAZON

LOS "PORQUÉS"