lunes, 30 de mayo de 2016

EN TIERRA DE NADIE


Me he puesto cómoda, dispuesta a escribir, sin nada en mente, sin ningún borrador, no importa tengo toda la noche por delante, sentada al raso, siempre me gusto tumbarme mirando al cielo,  sin ninguna tapia o valla contra la que se estrellen mis ojos ni mis pensamientos.

En silencio, las palabras despegan hacia paraísos exóticos, revolotean  hasta que vuelven a bajar posándose sutilmente transformadas por la luz de la luna en fantásticos personajes de cuentos, y la noche aliada se encarga de convertirme en uno de ellos.

El pensamiento emprende su viaje libre de obstáculos, recogiendo sueños, calmando el espíritu  para poder decidir sobre cualquier cosa, soltar lastre, dejar a un lado la realidad, evadirnos de ella porque a veces nos oprime con demasiadas leyes y con tanto texto imposible de asimilar, eso sí, intentamos cumplirlas como podemos, hilvanando a veces, deshilvanando otras, dudando de cómo quedara la labor, procurando que no tenga muchos defectos, y no dejar de apreciarla por ello.

La memoria caprichosa juega con las estrellas, realidad frente a ilusión, no sabemos con qué criterio selecciona recuerdos, adornándolos a su antojo, haciendo perdurables unos mientras que otros,  no menos significativos,  los castiga relegándolos al reino del olvido, otros en tierra de nadie, donde no tiene cabida ni el pasado ni el futuro.

Dejándonos carita de tonto, y una sonrisa boba cuando afloran en bloque…


Y así pasamos el rato, este rato que es la vida, esa porción de tiempo que se nos asigna cuando  al asomarnos al mundo, y de nosotros depende que se haga más corto o más largo, reconozco que cada vez más corto, si vuela rápido dicen que es buena señal…pero mejor no calcular el tiempo, como tú dices “Ahora es siempre”,  y ese siempre se quedo aquí enganchado en mi dedo anular izquierdo.




 




“Toda la vida es ahora. Y ahora, ahora es el momento de cumplir las promesas que nos hicimos. Porque ayer no lo hicimos, porque mañana es tarde. Ahora” (A. Machado)


lunes, 23 de mayo de 2016

SIGUIENTE PARADA: PUESTA DE SOL.


El tren solo pasa una vez en la vida, le decían…piensa que en todos estos años no ha salido de este tren, mirando la vida a través de la ventanilla, como si no hubiera otras posibilidades, haciendo siempre el mismo trayecto.

Exhala una bocanada de aire para infundirse valor y saltar, pero su cuerpo inerte la deja anclada en el mismo sitio, dejándole solo mover la cabeza para golpearla ligeramente contra aquella ventana, que le muestra al otro lado, inaccesibles, otros paisajes desde los que asomarse a la existencia, quiere ignorarlos, antes los ignoraba…no importa, sigue avanzando…es el tren el que avanza… llega Mario y le mira casi no lo reconoce, le da miedo, escucha su voz interior que le grita salta…21 gramos solo, pero cuando se cae a los pies pesa toneladas...

Salta, despeja el corazón, acabar es difícil, hay lazos que  son complicados de romper, pero si los lazos asfixian, golpean, gritan…y en el peor de los casos matan…mira al horizonte…al filo del atardecer, la puesta de sol  con su orgia de rojos, violetas, naranjas y dorados, entre la esperanza y la desesperanza, entre el decaimiento y la euforia…

MARIA SALTÓ




"No hay barrera, cerradura ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente."
...Virginia Woolf.

domingo, 15 de mayo de 2016

COMO SI NADA






Huele a café, a beso de buenos días, a día sereno, aquí no llueve, huele a “el día te ofrece…” depende de nosotros no hacerle un desaire. Toca ponerse un vestido ligero, una sonrisa amplia y una mirada limpia, todos los ingredientes para imprimirle al tiempo, ese que irremediablemente cae sobre todos nosotros, un ritmo distinto. Ese mismo tiempo que nos enseña que la  diferencia entre unos ratos y otros depende de nuestra buena o mala disposición.

Salimos a la calle, me lanzas las llaves del coche, que es como decirme ¡sorpréndeme!

Pongo música,  ese popurrí mío de cantantes españoles, si, casi siempre en español, me gusta fantasear con las letras (tendría que aprender inglés… este verano… quizás). El primero en mostrarnos las ruta es Antonio Vega con su decima de segundo, esa canción que parece despejar incógnitas de ecuaciones imposibles, dicen que Antonio  gustaba  de la  física, las matemáticas… yo que se despejar pero el algebra se me resiste, igual que el Sr. Vega nunca sabré como dos cuerpos pueden formar un ángulo tan perfecto… y así termina la canción ofreciéndonos la respuesta… sencilla… “Como si nada”…

Llega el turno de Ismael serrano y su vértigo… que el mundo pare…que corto se hace el viaje…  y en este instante empieza un día perfecto, la luz lo invade todo, alejando la timidez y el pudor, ofreciéndonos un asombroso bienestar en un paisaje ajeno… tanto que olvido que canto fatal y tarareo con Ismael “Y ahora cambiemos el mundo, amigo, que tu ya has cambiado el mío” 

 Divisamos la playa… sonreímos.



Y así empieza un fin de semana, en el que no hay espacio ni tiempo para la edad, ni al mañana se le ven las garras de amenaza. Lanzamos semillas al viento, con la esperanza que vuelen alto, tarareando buenos presagios, hasta que un día hartas de vagar se posaran en la tierra, convirtiendo esté presente en un dulce recuerdo.




viernes, 13 de mayo de 2016

Cuando menos te lo esperas


Porque aun quedan días por delante (o eso queremos y debemos creer) que nos sitúen en un lugar distinto al que ocupamos, porque a veces solo se necesitan segundos para que todo cambie, o por el contrario permanezcamos en el mismo lugar, sin extrañar otros tiempos ni otras personas, pero siempre orgullosos de estar donde estamos, sin dejar de visualizar todo lo que nos merecemos, liberando nuestra memoria de todo lo que por innecesario ocupa un lugar, y hacer sitio a lo que verdaderamente nos importa.

Para que algún día esa vocecita interior nos cuente que no dejamos de intentarlo, que peleamos, que lo conseguimos, que llegamos a la cima que soñamos sin dejar a nadie en el camino, que somos dignos de estar donde estamos, felices y merecedores de las metas alcanzadas, y sobre todo que la nostalgia vaya de la mano de la sonrisa al volvernos y mirar atrás.

Porque cuando menos te lo esperas te alcanza el factor sorpresa con sabor a ilusión y transforma los quizás en SI rotundos, sin dudas, con firmeza...


Pero ahora… dejémonos llevar, atrás quedan las noches anticipadas,  es tiempo de saborear las horas de luz que nos regala la primavera, de helados y vestidos ligeros, de pisar la playa y pasear sin rumbo y que todo llegue por sorpresa…



“Solo se vive una vez. Pero si lo haces bien, una vez es suficiente." (Mae West)