NO PODEMOS APLAZAR LA VIDA





Hay momentos tan duros, de tanto dolor que cuando ya estas con un pie fuera, saliendo de puntillas sin hacer ruido, no vaya a ser que se despierten y te persigan, que te hacen ver que la vida –pero que hija de puta puede llegar a ser la vida a veces- es demasiado corta, imprevisible, imperfecta, y no puedes pasarla conformándote, ya que vamos a estar aquí un tiempo que no es más que un suspiro, habrá que exprimirla al máximo, aparcar los miedos, la baja autoestima, no podemos estar fuera de combate antes del inicio.

Después de unas semanas intensas de no pensar, de dejarme llevar, no presiones, no preocupaciones, no sacrificios innecesarios, abro la puerta de casa y respiro, estoy en el punto cero, en la casilla de salida, con sueños truncados pero sin frustraciones, sin el peso del fracaso, con todo por empezar, pero sin prisa, no tiene porque ser ahora, ahora es tiempo de abrir una cerveza, sentarme a la sombra de la higuera y disfrutar de este silencio, este aire limpio con olor a hierbabuena, este aire que parece no querer entrar por mis pulmones, no, si va a ser que en el fondo estoy cagada, ahora que se han dinamitado todos los obstáculos ¿y si el mayor obstáculo soy yo?

Que los planes se van cuesta abajo y sin frenos a la mierda, algunos aunque no queramos verlo desde que se fraguaron tenían ese fin, y cuando ya se han jodido del todo te alegras, aunque claro eso tampoco queremos reconocerlo, como si tuviésemos la obligación moral de guardar duelo, un tiempo de luto por ese plan fallido no sea que nuestra sonrisa de alivio nos desubique emocionalmente.


Atrás quedaron los tiempos en que todo pintaba en términos absolutos, o comedia o tragedia, o amor apasionado o visto santos, o euforia o más  tira que una colilla…por suerte vas descubriendo las tonalidades, lo que en un momento creías imprescindible es superfluo.



Y si hay oscuridad, no vaciles. Aquí, al otro lado de mi ventana, hay un faro que da vueltas y que todas las noches baña esta orilla preguntando por ti. (Alejandro Palomas)

Comentarios

Entradas populares de este blog

EN EL ESPEJO DE MI ALMOHADA

AMOR PLATÓNICO

DOS ESTACIONES