UN VERSO LIBRE



Independiente, así era,  esa clase de personas hechas a sí mismas, su mundo sus reglas, reglas que  no coinciden con las de la mayoría, desordenadas si las miras de lejos, de cerca transmite orden, armonía en el caos.

Con toda ausencia de disposición a que nada ni nadie dirija sus actos.

Con un corazón que bombea ternura en lugar de sangre, esa ternura que me alcanzara vaya donde vaya, se me metió en los huesos, me despojo de estabilidad y me impregno de la certeza de que cada instante sería distinto del siguiente.

Sin una vida heroica pero en la que han acontecido naufragios y batallas de las que me alejo, y él parecerá quedarse atrapado por la marea, pero si vuelvo la vista atrás le veo elegantemente nadar, saldrá como si nada porque sus músculos están llenos de futuro y promesas.


Saldrá y se desprenderá del oleaje que le importuno dejándole un sabor a sal y una paciencia infinita para poner de nuevo en orden su vida, y sé que en cuanto me necesite acudiré con celo pero sin recelo a su lado.

Sigo alejándome, para volver a regresar.
Me quedare, para volver a alejarme.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EN EL ESPEJO DE MI ALMOHADA

AMOR PLATÓNICO

DOS ESTACIONES