VÉRTIGO




Cenamos en Nina, fue una agradable y tranquila velada con buen vino, platos de pasta y variedad de quesos, la conversación relajada y yo visiblemente emocionada, como en una primera cita, el inicio de algo en lo que no sabes exactamente lo que va a suceder, satisfecha de como trascurrió el día, como iba el verano y la vida en general.


Dentro de unos días cumpliré años y toda esa vida que tenías por delante de la que tanto se alardea en la juventud (eres joven e inmortal),  empieza a formar parte del pasado y tomo conciencia de que tendré que priorizar. Por un momento sentí ¿miedo? No, solo vértigo, mientras alzaba mi copa de vino vislumbré esa “senda que nunca se ha de volver a pisar” el camino ya hecho, y brinde por la nueva senda que como incasables caminantes dejarán nuestras huellas al pasar, seguirá habiendo cosas positivas y negativas (al no ser una cínica las segundas pesarán poco), me rodearan amigos y muchos adversarios intentando tantear cual es mi limite, revoloteando a un lado y otro, entrometiéndose, entonces unas veces tendré que actuar con mano dura para hacerles frente, y otras decidir quién es digno de ignorar y con quien es mejor ser políticamente correcta.

Siguen los días al sol, los atardeceres de brisa salina, de frituras de pescado y el futuro bien aparcado. Pido otro gin tonic, da igual si mañana me levanto hecha un asco, ni siquiera tengo la obligación de sentirme bien todo el tiempo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¡DIOS ME LIBRE!

Con duende