Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2018

PERDIENDO LOS MIEDOS

Imagen
Mejor un largo olvido que un largo tormento, por un amor que no sacia, que vulnera, que te anula poco a poco y te hace creer que vales poco, el amor no se suplica, ni se mendiga, no te creas eso de que en el amor todo vale y que toda renuncia es poca porque te puede abocar casi con toda seguridad a una vida de carencias, y el mejor premio que puedes obtener es el de actriz secundaria de tu propia vida.
Que el amor es ciego, vale, tampoco hay que perder el romanticismo, pero si cierras los ojos que sea con el respeto bien abierto.
Olvídate del orgullo, pero nunca de la dignidad.



Si echas en falta  un te quiero, caricias que te ericen la piel, los gestos de complicidad, pasear sin rumbo, las conversaciones hasta altas horas de la madrugada, los abrazos que coronan los pequeños triunfos, los momentos de sorpresa, los pequeños detalles, las palabras de aliento, que te digan lo bien que te sienta esa sonrisa, lo interesante que te pones  cuando te concentras, las siestas sin dormir, las mi…

TEMPO

Imagen
Y llegara ese día en el que te escuches, te des ordenes y te obedezcas, puede que tengas que dejarlo todo, llenar la mochila solo de coraje, es todo lo que necesitas para empezar a ser tu,  apostar por ti siguiendo a tu corazón, que te sirve de metrónomo. Y así tomaras la batuta  e interpretaras esa partitura que es tu vida, con pulsos, esos que llevamos en las venas, que marcaran tu ritmo, tu tempo, ahora Adagio, ahora andante, ahora allegro… ese tempo que agrega diferentes sensaciones, así que cierra los ojos, déjate llevar y sigue bailando.


TIEMPO ASIMÉTRICO

Imagen
Casi sin tiempo para nada, una vez más, proyectos que absorben mi tiempo, como se suele decir sarna con gusto no pica, tanto por hacer, tantos sueños por cumplir que necesitaré otra vida, seguro.

Me levanté temprano, ya ves, domingo y aquí a las ocho café en mano, calidez dentro,  lluvia fuera, escribo tu nombre con el dedo en el vaho de la ventana. Atrás quedaron nuestros días impetuosos, de pocas palabras y muchos hechos,  de risa amplia y silencios que sabían mantener las miradas, y empezaron los días irascibles, de muchas palabras y pocos hechos, de sonrisa tímida evitando miradas…de los que fingíamos que todo seguía igual, cuando las horas nos mostraban que todo era distinto.

Se detuvo el tiempo en otra risa, llegue a casa y colgué en el armario mi vestido y tu recuerdo, con otros momentos de nuestra vida que quedarán aletargados en algún lugar de mi memoria.
Me dijiste que solo fuimos una asimetría temporal…, no, esto simplemente es la vida.