JAMAS ... ¿ES DEMASIADO?


...Y si quieres también
puedo ser tu estación y tu tren
tu mal y tu bien, tu pan y tu vino
tu pecado, tu dios, tu asesino
o tal vez esa sombra
que se tumba a tu lado en la alfombra
a la orilla de la chimenea a esperar
que suba la marea...
(Joaquín Sabina)


 


Teníamos que volver a este mar, a su brisa impregnada de olor a sal. Ver la luna coqueteando con las olas y dejar que nos bañara el sol al amanecer.

Refugiarnos en este lugar que tanto nos dio, donde podríamos pasar el resto de nuestras vidas, y que mis cenizas jugaran con la luna.

Lugar donde no hay sitio para los reproches ni resentimientos, solo noches de silencio que desarman con una sonrisa al orgullo más guerrero.

Lugar de reencuentros, donde el aire trae las caricias y los besos que se perdieron.

Aquí regreso para vaciar la cabeza de preguntas de las que el corazón no necesita las respuestas.

Lugar que desahucio ese velo que de cuando en cuando nubla la mirada de melancolía, acomodando en el los placeres de la vida.

No deberíamos regresar jamás…


Comentarios

  1. Respuestas
    1. Gracias Maria del Carmen, algo breve que se saborea en esos instantes de silencio antes de que las emociones te inunden...también en los instantes después de la inundación. Un beso

      Eliminar
  2. ....al lugar donde has sido feliz. Muy emotiva y serena a la vez tu palabra. Da gusto leerlo! Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EN EL ESPEJO DE MI ALMOHADA

EN LA TRASTIENDA DEL CORAZON

LOS "PORQUÉS"