#MICROCUENTO

 
 



A veces inocente… a veces indolente… una mirada, una
palabra, un gesto, puede colmar el vaso de la ilusión o por
el contrario decantarse por el de la decepción, en un
segundo desata la ira o la sonrisa, el corazón bombea fuerte
resistiendo a la inundación. Tras el impacto se funde con
armonía con sus semejantes, una más que forma parte de
nuestro ser.

Tan solo una gota.
 
 
“Cualquiera puede ponerse furioso…eso es fácil. Pero estar furioso con la persona correcta, en la intensidad correcta, en el momento correcto, por el motivo correcto, y de la forma correcta…eso no es fácil.”

Aristóteles. Ética a Nicómaco.

Comentarios

  1. o eso de que "me las vas a pagar",jajajaja,hay algo vengativo en esa mirada..

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LOS "PORQUÉS"

EN LA TRASTIENDA DEL CORAZON

EN EL ESPEJO DE MI ALMOHADA