ADEREZA EL DIA CON UN BUEN PUÑADO DE NIMIEDADES



Hay días que se iluminan, no con una única y gran luz, sino con los pequeños puntitos de luz que provocan todas las trivialidades que nos hacen felices: un aroma, el del café al despertar cuando todavía estamos en calma;



un rayo de sol que se asoma por la ventana para invitarnos a aspirar el fresco aire de la mañana; un whatsapp de buenos días que no esperabas; una mano que acaricia la tuya sin pedir nada más que un poco de ternura; tu perro que  al verte te mueve la cola y te da achuchones, no importa si te vio tan solo hace unas horas;


una sobremesa rememorando anécdotas que nos conducirán a la risa floja; una cerveza fría y un bocadillo en el parque al atardecer; el crepitar de la chimenea expandiendo el calor de sus llamas en nuestros pies desnudos, mientras vemos una película en blanco y negro.



Esos días hechos de pequeñeces de los que sin saber un por porque, sin tener un motivo aparente se nos quedan en el recuerdo para siempre, nos iluminan la sonrisa.


Esos días en los que te dejas llevar por la vida sin calcular nada, sin controlar nada.



¡Feliz Domingo!

Comentarios

Entradas populares de este blog

EN EL ESPEJO DE MI ALMOHADA

AMOR PLATÓNICO

DOS ESTACIONES