REPASANDO II




Sigo paseando con mi perro, sí, solo con él y porque no habla, porque va como yo a su rollo, oliendo aquí y allá, necesito ese momento del día, unos al amanecer y otros al atardecer, de tranquilidad, de abstraerme, llamadme egoísta pero no quiero que nada ni nadie me distraiga de mis pensamientos, de mis cavilaciones, de conversaciones conmigo misma.

Hace tiempo aprendí a priorizar, a no sentirme culpable por “perder el tiempo”, a dedicarlo más a lo que me hace feliz a pesar de no tener ninguna rentabilidad económicamente hablando, dicen los estudios que cuando estamos entrando en el final de nuestra vida no nos acompañan los éxitos o fracasos, lo que visualizamos son los momentos de ternura, de intimidad, un reencuentro, una sonrisa, una caricia, un adiós, unas palabras de ánimo… interminable seria la lista de momentos que día a día nos pasan de largo, insignificantes, pequeños como granos de arena considerados aisladamente pero ¡joder! Júntalos, ahí tienes una playa de inmensa belleza. Dicen que el corazón tiene cerebro que actúa independientemente, aprende, recuerda, las corazonadas, las intuiciones se generan en él, que está mas abierto a la vida, creo que en esos paseos al amanecer o al atardecer solo estamos mi corazón y yo...y Sultán.

No sacrifiquéis el momento.
https://hilvanandomomentos.blogspot.com/2015/01/no-sacrifiquemos-el-momento.html

Post 27/1/2015
"Paseando hoy con mi perro, me cruce con una niña que iba con su madre, la niña dijo: tiene los ojos azules ¡mira mama!, mira los ojos del perro que bonitos, la madre la cogió de la mano y tiro con fuerza, vamos, vamos, que es tarde y llegara tu padre y no estará la cena, y tienes que ducharte, y… la niña aun así, me miro y me sonrió.

Y pensé, que pena, siempre corriendo, siempre con prisas, siempre deseando lo siguiente, de niños deseando ser mayores, empiezas el colegio deseando ir al instituto, empiezas el instituto deseando ir a la universidad o trabajar, que es lunes deseando que llegue el viernes, te levantas y no ves el momento de que acabe el trabajo…. siempre el siguiente paso.

Y no nos conformamos con eso, por si fuera poco, siempre haciendo mil cosas a la vez, paseando y organizando mentalmente la agenda o mirando por el móvil los mail y contestándolos, en el trabajo pensando en el hogar, en el hogar pensando en el trabajo...

¿A dónde nos lleva todo esto?

¿Qué perdemos cuando no nos paramos un instante a mirar los ojos azules de un perro, o unas flores, o una puesta de sol, o un artista callejero, o…?

No perdemos tiempo, perdemos el goce del momento, nos perdemos la sonrisa del que nos acompaña, perdemos la emoción del instante, sacrificamos el momento."

"La vida es simplemente un mal cuarto de hora formado por momentos exquisitos" Oscar Wilde

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡DIOS ME LIBRE!

REMOLINOS DE CONFUSIÓN