LOS DÍAS SIN MI



Hay un momento en la vida en el que todo se tuerce, cuando crees que has tocado fondo descubres y no de buena manera que hay un fondo más profundo en el que te sientes perdida, la oscuridad se torna en angustia, las emociones se rebelan y no sabes gestionarlas, el dolor intenta devorarte a dentelladas de rabia y de culpas. Buscas un interruptor que te lleva hacia atrás, que suprima el tiempo hasta “antes de”, no lo busques, no lo hay, acepta los hechos, no puedes cambiar lo que te ocurre, solo aceptarlo, perdonar, perdonarte y ser perdonada.

Miedo al vacío, vacío lleno de flores marchitas, vacío del que no saldrás ilesa, una cicatriz de por vida para no olvidar, el olvido solo te dejaría una lección desaprendida, necesitas su recuerdo para no volver a tanta infelicidad, poner distancia con firme voluntad, latido a latido.

En silencio lo sufres porque hay dolores tan agudos que no quieres verbalizar, la tristeza es solitaria, la felicidad por el contrario te viste con las mejores galas para pasearla por el mundo. Pierdes la dirección ¿ibas al norte o al sur?, el destino se vuelve borroso y no tienes brújula que te marque el rumbo.

Un mal momento que crees propiciado por cualquier fenómeno meteorológico, una tormenta que descuido un rayo con el que fuiste tocada y hundida, todo antes que asumir tu alta implicación,  como ya te dije no hay interruptor así que no derroches el tiempo pensando como cambiaría todo si hubieses actuado de otra manera, al final las imprudencias se pagan.

Pero créeme el amor sazonado con una buena dosis de compresión te salvará, no los reproches ni el rencor. Todos cometemos errores, todos, date una oportunidad porque en el ascenso no vas a estar sola, el dolor irá menguando, la luz alejará las tinieblas de tu mente, el alma aligerará su peso.

Pasará un tiempo, horas eternas en las que sentirás el crujir de lo que se va resquebrajando dentro de ti, no te preocupes, el ruido cesará y empezará la reconstrucción, sacarás los escombros, empezarás de nuevo a conocerte, la vida será la misma pero la verás de otra manera, como los árboles tras un largo invierno.

No pienses que el mundo se acaba para ti, no hay motivos para cerrar los ojos y si muchos para abrirlos, que tus manos no tienen ya nada que pintar, te equivocas, “nunca dejaras de pintar”


Hay días que sólo son una prueba, sin acierto, si error.
Días que te esculpen, un gesto, un brillo o un vacío en la mirada.
Días en los que luchar es más una obligación que una pasión.
Días de footing para que cuando llegue la tristeza ya estés en otro lugar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡DIOS ME LIBRE!

REMOLINOS DE CONFUSIÓN