TRASTEANDO (I)



Un 26 de enero del 2015 decidí empezar este blog, de esta manera:

¿Lo mejor de todo? Que aun no se dé que ira, ni tampoco tengo muy claro que sea capaz de desnudar mi alma…de momento voy a intentarlo, porque me apetece hilvanar palabras, esas que pespuntearan una parte de mí, esto es solo una introducción (un poco pobre), pero intentare seguir una rutina, en principio escribo para mi, aunque no voy a negar que espero gustar a quien me lea…si es que alguien lo hace.
(Realmente me debatía entre la contradicción de quiero que me lean, pero que vergüenza me da, ¿me juzgaran?)


Y te levantas temprano, odio madrugar, una vez que te pones en marcha todo alrededor conspira para hacerlo más agradable, el aroma a café, el beso de buenos días, sintonizo la radio, siempre un programa que te provoque sonrisas o risas a carcajadas, tan temprano no es hora de empezar con malas noticias o temas profundos, para eso ya habrá tiempo durante el día, esa ducha que en invierno ( también odio el frío) calentita prolongas al máximo, y escoges la ropa para sentirte guapa y salir al mundo pisando fuerte.
(Sigo madrugando, unos días más que otros, sigo sin llevarme bien con el invierno, sigo sintonizando la radio nada más levantarme, y sigo igual de coqueta o más)



…siempre haciendo mil cosas a la vez, paseando y organizando mentalmente la agenda o mirando por el móvil los mail y contestándolos, en el trabajo pensando en el hogar, en el hogar pensando en el trabajo...
No perdemos tiempo, perdemos el goce del momento, nos perdemos la sonrisa del que nos acompaña, perdemos la emoción del instante, sacrificamos el momento.

(He aprendido a organizar el tiempo, a emplearme duro pero también a perderlo para gozar del momento y derrochar sonrisas, a vivir más “lento”)

Nacemos y subimos al tren acompañados de padres, hermanos, familia, luego suben amigos de la infancia, pero en alguna estación unos bajan o nosotros bajamos, otros suben o nosotros subimos a otro tren, otro rumbo, unos asientos quedaran vacios, nos dejaran un vacio difícil de llenar, dejaremos un vacio difícil de llenar, otros asientos los ocuparan personas en las que casi no reparamos, personas que no reparan en nosotros…tanto anhelos, fantasías, encuentros, esperanzas, despedidas, mundos que quedan atrás, otros nos esperan…pero sea lo que sea, no te quedes en el andén, sube en marcha si es necesario…
(Sin comentarios, todo sigue igual, unos bajan, otros suben, vacíos difícil de llenar y deseando firmemente ser otro vacío difícil de llenar para alguien… ¡que el tren no pare! Bueno alguna parada para estirar las piernas ;))





…y al posar los pies en la tierra mis piernas que tan frágiles parecen sostenían con fuerza toda la realidad que me rodeaba permitiéndome erguirme y estirarme de nuevo…
He aprendido a pasar página sonriendo, aunque mi interior me grite “puto destino cruel”, asumiendo errores, sumando experiencias y restando importancia a los sinsabores…

(Mis piernas no son tan frágiles, será de tanto pedalear, así que sostienen con más fuerza la realidad, mi interior cada vez grita menos y los sinsabores con chocolate o cerveza saben mejor)

…para empezar el domingo con ese perezoso levantarse tarde, tan tarde que hueles el café y la paella al mismo tiempo, y volver a empezar con ese feliz y agotador desorden…
(Hay costumbres que no hay que cambiar, respirando vida)


Convivo con esa pequeña parte de niña que aún tengo, otra parte de adolescente, y la mujer madura que la envuelve, de momento no tengo intención de desprenderme de ninguna.
(Cada vez la envoltura es mayor, sigue mereciendo la pena levantarme, mirarme en el espejo, sonreír y seguir adelante)


Si me dan a elegir…prefiero seguir avanzando, que sin olvidar sé que puedo volver a empezar, y que nunca deje de asombrarme, sin necesidad de tener que impresionar a nadie, con todas mis virtudes y defectos que con el paso del tiempo se han ido fraguando.
(Como dijo Saramago: “Somos la memoria que tenemos y la responsabilidad que asumimos. Sin memoria no existimos y sin responsabilidad quizá no merezcamos existir.”)



…el único rival que tienes son tus propias debilidades, y una vez descubierto esto ya tienes las armas para luchar, porque un sueño es un tesoro, lo sabemos, pero como el amor, hay que cuidarlo, dedicarle tiempo y así se convierte en un motivo maravilloso para vivir…
(Sentada junto a la ventana cualquier día de lluvia te asaltan pensamientos, unos tontos y otros más profundos, que más da, lo que cuenta es perderte con la lluvia)



Creo en la gente, sincera de mirada limpia, la que ríe de forma espontanea, como un niño, la de corazón valiente que lucha por los más desprotegidos, la que sabe escuchar en silencio sin intentar dar consejos…

(Como dice la canción ¡Viva la gente! Hay menos gente difícil y más gente con gran corazón)
En un abrir y cerrar de ojos (mas bien cerrar que abrir) volví al final de la adolescencia o principio de juventud, y deje de mirar mi vida para imaginar otra, como una chispa que salta…
(Así puse final a un espejismo, que pasó sin pena y sin gloria)
Intentamos, ser responsables, cultas, cariñosas, hijas, hermanas, madres, esposas, amigas, casi perfectas; ser saludables, buena dieta, deporte; apoyar a los demás, ser autosuficientes … hay que hacer excepciones, tomarse una o dos cervezas, dar buena cuenta del chocolate, salir, bailar y cantar hasta quedar afónicos, sin pensar en que imagen es la que vamos a dar…porque a veces no nos interesa ser “esa chica que va tan mona siempre y es como Dios manda”.
(Todo en equilibrio)
…yo no quiero un “amor líquido” como explico Bauman, una mercancía más de la que te puedes desprender con facilidad, pedir poco y conformarse con poco…
(si lo que te rodea no te gusta, cámbialo, si el cambio es imposible intenta “sacarle partido”, quéjate unos minutos no más, porque el tiempo pasa rápido y no quiero que sean una sucesión de nadas)
 …si comprendes que el verdadero arte es la vida, si no quieres recorrer los mismos trayectos, si anhelas saber cómo sabe y huele el café al amanecer, si necesitas compartir una lectura en una tarde de verano, si quieres probar el sabor de la sal a la orilla de  la playa, si necesitas una cerveza al terminar el día , si sientes ganas de bailar, gritar, saltar porque yo soy el motivo, si pierdes los miedos…entonces, solo entonces, búscame.
(Otro punto de vista, no quiero recorrer los mismos trayectos, anhelo tu olor al amanecer, necesito compartir las tardes de verano…”A Marte o al cuarto de la plancha, pero contigo”)
Dicen que hay silencios que dicen todo y palabras que no dicen nada, el silencio muchas veces dice lo que no queremos oír, a veces no afirma, ni niega, solo sentencia, silencios que como un impermeable en un día de lluvia no nos mojan, nos dejan indiferentes, otros nos pillan sin paraguas, casi desnudos y nos calan hasta los huesos…

(                                      )

No te acomodes, no te sientes esperando que vengan tiempos mejores, no cierres los ojos para no ver ese miedo que te intenta robar el ahora, porque no es que hoy sea mejor que ayer o mañana, pero es hoy ¡joder¡, no esperes, no mires a otro lado, porque cada minuto que pasa sin hacerle frente, nos gana la partida…
(Cada parte de ti, cada parte de mi…)
En el amor creemos que es lo mismo, fases, etapas, bien enumeradas, como si el siguiente paso ya lo supiésemos, haciendo planes sobre un futuro que dicho sea de paso no sabes que te deparara, juras amor eterno porque una bonita mañana de primavera huele a azahar, sin tener en cuenta la de vueltas que da la vida.
Y ese olor azahar debería preguntarte/me ¿seré capaz de tolerar tus domingos y demás fiestas de futbol de guardar? ¿No llamaras cotorras a mis amigas? ¿Te preparas una copa de vino para soportar con una sonrisa mi “tardo cinco minutos? ¿Mirare a otro lado cuando tus zapatos queden ahí tirados al lado del sofá? ¿…?
(La clave está en aderezarlo con una buena dosis de ternura, como dijo Oscar Wilde, en el arte como en el amor es la ternura lo que le da la fuerza)
Recojo el laurel y me transporta a aquella despensa de la que cuelga tomillo, romero, pimientos, ajos, y en el suelo las orzas de barro que atesoran las diversas viandas obtenidas con la matanza de ese invierno.
Muevo el arroz y al incorporarle la canela estoy en ese horno de leña al que iba con mi madre hacer magdalenas unas veces y otras a asar pimientos.
Canciones que nos recuerdan los primeros besos, primeros abrazos, primera cerveza, primer cigarro, primeros encuentros ya lejanos, noches de locura, noches de soledad… aquellas que expresan por nosotros lo que no queremos o no nos atrevemos a decir, por pudor, por timidez, por orgullo, por no hacer daño… o por razones que ni nosotros mismos llegamos a entender
(Olores, melodías, remanentes de vida)
Una desilusión puede acabar con algo que sería posible, que no por ello probable, pero no tiene porque existir la frustración, (véase como ejemplo la ilusión que tenemos de pequeños en la noche de reyes) es mas en ellas cabe el recuerdo amable, y hasta ese fue bonito mientras que duro,  pero en una decepción...¡ah¡ ahí no, no tiene cabida el fue bonito, ni el recuerdo dulce, y para joder mas en ella esta esa frase ¡como pude ser tan gilipollas¡  porque la decepción no es algo probable, es una verdad que se rompe, que destroza y se destroza y duele, duele hasta respirar, en el caso de que además no te falte el aire.
(Necesitamos las ilusiones, que vengan, que se vayan que se expandan, pero ¡que putada las decepciones)
En el cruce de caminos que difícil elegir, y qué bueno seria a veces poder adentrarnos en todos, curiosear, encontrarnos a Hécate en el cruce, y que con sus tres caras echara un vistazo y nos guiñara un ojo, el correspondiente al camino que debemos tomar, el ojo de la cara derecha, pues tomamos el de la derecha, el de la cara izquierda, pues a la izquierda, nos sonríe la de frente, pues ese…. pero no te fíes de Hécate porque podía evitar que el mal saliese del mundo así como permitir que entrase.
(Ni Hécate, ni tarot…, me conozco, soy fiable, mis éxitos, mis errores)

Así hilvanaba en el 2015, un año para recordar
Continuará...


Comentarios

  1. Pues para comenzar a tu blog has hilvanado muy bien, que palabras mas hermosas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DOS ESTACIONES