TENDIENDO PUENTES


La huida puso distancia,

la tragedia la herida,

el tiempo su cura.

Pero nos sobraban las ganas,

que como un ejercito

acortaron distancias,

pusieron locura

cicatrizaron las heridas.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¡DIOS ME LIBRE!

REMOLINOS DE CONFUSIÓN