“NACEMOS ORIGINALES ...


Y MORIMOS SIENDO COPIAS” (CARL JUNG)




Que la vida sigue… la vida siempre sigue, pero guarda sus secretos, no te cuenta que un buen día,  cuando crees que ya todo está afianzado porque estás en esa edad límite del medio camino, dará un brusco giro para presentarte una cara que ya no esperabas, precisamente cuando creías que toda la energía que habías utilizado desembocaba en una estabilidad como la mar en calma, y no esperas un tsunami que destruye todo lo cimentado e incluso lo imaginado.


Y vuelves a empezar, te sitúa en aquel día que creías haberte emancipado de los miedos, esos que creíste quedaron tras la puerta que cerraste, quedaron tras de ti esperando la oportunidad de colarse por las ventanas pendientes de abrir. Y de nuevo surgen al poner fin a una vida, miedo por lo que dejas detrás y miedo por lo que te espera ahí delante, te sientes vulnerable pero a su vez capaz de sostenerte  y te atenaza la inseguridad de no estar preparada para lo que pueda venir a partir de ahora, ese miedo a no estar a la altura de las circunstancias.




¿Qué ha pasado? Esa es la pregunta que te llevas haciendo durante demasiado tiempo, ¿en qué fallaste? Y pesa como una losa el no haber hecho lo suficiente, otra etapa que se va, y te quedas vacía, sin nada que decir, una vez más sin saber lo que quieres pero con la absoluta certeza de lo que no quieres, de que a partir de ahora viajas sola y resuena como un lejano eco “sé valiente”, que lejos de tranquilizar aumenta el agobio y la urgencia de emprender la huida hacia delante, pero huida al fin, a sabiendas de que llegara el momento en el que te habrás reconstruido, superado y sorprendido de tu capacidad de resistir. Pero hasta que llegue ese momento te da pereza vivir, y te sientes injusta porque nada justifica esa pereza, tranquila por unos días te lo puedes permitir, pero sin dejar que se instale, solo que sea pasajera.


Escucha ese eco “sé valiente”, no te acomodes, ni te imaginas la capacidad que puedes tener para transitar por las adversidades, para no dejarte arrastrar, que igual renuncias a una vida estable pero llena de amor y emociones, aunque te lleve toda una vida luchar por no ser una copia, siempre fiel a ti misma.

Satisfecha con la vida pero enfadada con los retos que me plantea, ¿Cómo sabemos que la próxima etapa será mejor?


Necesito un café, mejor no pensar y actuar.             

                                   
“Mirada de cerca, la vida es una tragedia, pero vista de lejos, parece una comedia.”
 Charles Chaplin




Comentarios

  1. Que razón tienes a veces a mi me ocurre que no quiero seguir adelante y pienso que ya está todo hecho.Pero se que hay que seguir adelante y luchar por lo que está por venir. Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LOS "PORQUÉS"

AQUÍ ESTOY YO CON MI BARQUITO

EN LA TRASTIENDA DEL CORAZON