NO QUIERO PORQUE TOCA

Pague la cuenta en el chiringuito en el que me había sentado  con la sola compañía de un libro en las manos,  la mente cargada de sueños, el corazón roto ¿de? Si es que no sabía de qué pero algún destrozo tenia, y dirigí  mis pasos hacia la playa con la esperanza de que la brisa marina me infundiera fuerza y me arrebatara la tristeza que me impedía pensar y respirar.

Que difícil iba a ser romper con todo, a pesar de que ese todo empezaba a aburrirme, a no llenarme, y aún así que difícil aceptar que mi vida cambiaría por completo.

Que nos sorprendió el atardecer tirados en el sofá y las palabras salieron volando por la ventana al darse cuenta de que en ese espacio sobraban, no teníamos nada que decirnos.  ¡Joder! Que falso suena en mi mente todo, si es que tanto ir de independiente y ya no cuela, que solo es miedo a que se acabe la parte bonita y te encuentres con la cotidianidad, pero igual con lo que nos encontramos es con un proyecto de vida.

Aparto la vista de mis pensamientos y te veo, que bien que estés aquí, me miras y empiezo a temblar, mi única necesidad es que me abraces, tantos mese echándote de menos, intentando ignorarte u olvidarte, pero que bien que estés aquí, que si hay que aburrirse con quien mejor que contigo.

-        -  ¿dando un paseo?

-        -  Un paseo me venía bien


Caminamos en silencio pero ahora las palabras no salían porque había tanto que decir que no sabían por dónde empezar y allí se quedaron en la orilla discutiendo cuales serían las primeras.

No sé cómo lo hice, no sé cómo soporte tantos meses equivocándome, pero algo he aprendido y lo único que quiero es estar en tu vida, y a mí con eso me bastó, que los errores que cometemos hay que aceptarlos, asumirlos y muchas veces no nos llevan al sitio que queremos, nos llevan a un lugar inesperado ¿y qué? lo mejor es dejarse llevar, dejar atrás otra vida  y compartir lo que venga.

Como no supe que decir tome tu mano y el mundo debería de haber tenido la decencia de no seguir con su giro.

No quiero un contrato, ni papeles firmados, solo hagamos un trato, divertirnos, disfrutar, viajar, no hacernos daño, que el llanto sea la mayoría de las veces de risa, dejar a un lado el “porque toca”, echar un polvo porque toca, una escapada porque toca, flores porque toca y demás fiestas de guardar, tener actividades y relaciones sociales al margen de nosotros, dejar los complejos fuera de casa, la opción de hablar las cosas es mejor que la incomunicación, si uno de los dos decide que esto no merece la pena, la otra parte lo entenderá sin dramas, no obsesionarnos con el para siempre, que dure lo que tenga que durar.

Y así con este escueto plan de vida y trato lo sellamos sumergiéndonos en la playa.
¡Joder! Y que fría estaba el agua, puta playa y puto romanticismo.


 -         Lo único que podemos hacer es empezar de nuevo.
-        -         Lo cierto es que no me parece tan difícil.
-         -         Lo difícil es empezar…
      (Samuel Beckett)

Comentarios

  1. Precioso! Precioso! y ese trato quizás dure la vida entera! ;)
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

SIRVAME UN CAFÉ LARGO DE VERDAD Y CORTO DE DOLOR

EN EL ESPEJO DE MI ALMOHADA

“NACEMOS ORIGINALES ...