Pero que respire... vida









Ayer de nuevo me preguntaron cómo sería mi casa ideal, parece que es un factor importante, y yo siempre digo lo mismo, una casa que respira, respira vida por cada uno de sus rincones, una casa cálida.

Una casa cálida, es la que huele a café recién hecho por las mañanas; días que huele a guisos de los que se fraguan lentamente; hay cojines aplastados y mantas junto a la chimenea, a veces hasta manchados porque en un inevitable ataque de risa se nos derramo una copa de vino; libros y periódicos sobre la mesa o en el rincón menos imaginable; ropa esparcida por la cama que denota un día de prisas y mil pruebas del eterno dilema del que me pongo; notas junto al ordenador; una mesa repleta de tazas de café, de té, de copas, de restos de pastel que se alarga hasta casi media tarde, como resultado de esas largas sobremesas de charlas y juegos; en el porche junto a la hamaca, la mascota tumbada y  un par de latas de cerveza vacías;  plantas, velas e incienso acompañadas del sonido de la música en esas noches tan, tan… ¡esas noches¡ En definitiva ese dulce orden en desorden. (Desorden, no confundir con suciedad)

Y luego llega ese día de ordenar, ese que en época de nuestras madres era “hacer sábado”, y huele al jabón de la ropa tendida, a limpio...para empezar el domingo con ese perezoso levantarse tarde, tan tarde que hueles el café y  la paella casi al mismo tiempo, y volver a empezar con ese feliz y agotador desorden que provoca  nuestra vida.



Comentarios

  1. Son días de esos que gusta estar así, sin prisas saboreando la reunión con familia, con amigos , con tus hijos. Me encantan. Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LOS "PORQUÉS"

EN LA TRASTIENDA DEL CORAZON

EN EL ESPEJO DE MI ALMOHADA