REMOLINOS DE CONFUSIÓN



El pelo revuelto, enredado, engrescado, los ojos rebosantes de pena, en la boca un cigarrillo apagado a juego con el corazón, un conjunto de  belleza endurecida con el tiempo.
En la mochila un final, un inicio.

¿Por qué estrellas saltarás? ¿Me oyes? ¿Recuerdas el aroma a café en mi piel?

Quisiera morir de pena, pero no soy de esas.
¿Volverán mis amaneceres soleados de tibias caricias? ¿Me traerá la primavera un ramillete de esperanzas? ¿Al alba me asombraré ante un nuevo día?

No tenía una cuerda al cuello, ni barrotes en las ventanas y solo quería huir. Adiós, me voy. Ya te fuiste, gritaste.

Aquella tarde mis dedos se abrieron, un descuido, inútil, trágico, y tus dedos se desenlazaron arrastrándote en su vuelo, te vi volar, volar hacia la inmensidad de los recuerdos, caí como hojas de árbol en otoño mecida por remolinos de confusión.

Atrás queda aquel atardecer, tras dejar el equipaje, sentados en el porche saboreando una copa de calvario, aspirando el aroma de azahar, no podría haber nada más perfecto…el vino se acabo, las flores se marchitaron, el sueño se desvaneció, nos dejo en carne viva.

¿Pagamos por los errores? Vivimos con ello, eso ya es suficiente, ¡quien necesita infierno!

No parece posible que uno se acostumbre a las ausencias y menos aún que el vacío pueda llenarse, pero se repetirá la historia, todos desde el principio de los tiempos necesitamos ese hormigueo en el estomago.

Despertaré antes del amanecer, pisare la tierra húmeda, respirare el aire recién nacido, se ensanchara la aurora con el trinar de los pájaros, mañana, eso será mañana…
¿Por qué nubes bailas? ¿Me oyes? ¿Recuerdas el sonido de mi risa?


Encore une fois traîner mes os
Jusqu'au soleil, jusqu'à l'été
Jusqu'au printemps, jusqu'à demain
(Jacques Brel. J’arrive)


Comentarios

  1. Remolino con categoría de "Torbellino Huracanado".

    ResponderEliminar
  2. Llenar el vacío parece misión imposible,... pero nunca se debe perder la esperanza.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¡DIOS ME LIBRE!

A LA SOMBRA DE LA HIGUERA