Entradas

PINCELADAS (I)

Imagen
A  veces no sabemos porque actuamos de determinada manera, será que nos gusta disfrutar por unos momentos de cierta osadía, creer que poseemos una dosis de valentía, y así ensordecemos ante los gritos que nos lanza la prudencia diciéndonos que la decisión es errónea y que inevitablemente se precipitara hacia el fracaso.
Pero hay sentimientos ingobernables que escapan a la razón y que vete tú a saber a qué tipo de emociones atienden.
Sera que hay momentos tan placenteros que merece la pena disfrutarlos, aunque sepamos que después vendrán malos tiempos.

Sera que siempre seremos supervivientes de nuestra propia vida.




DESPERTAR

Imagen
Me desperté más temprano de lo habitual, un café rápido con un par de tostadas con aceite de oliva y mermelada de tomate, tomándome un tiempo antes de que se precipitara el día y las horas se esfumasen.
En otro lugar alguien se levanta puntualmente, a la misma hora de demasiados días, como un robot se dirige al cuarto de baño, se afeita mientras escucha la radio, otro día para echar de menos los besos matutinos, la voz cantarina, creía verla en cada rincón de esta casa que ya solo era eso, una casa, despojada de todo el calor de un hogar.
En otro lugar alguien se despereza lentamente y dirige sus pasos al jardín, se sienta en el columpio para intentar durante unos minutos olvidarse de las obligaciones de los adultos y refugiarse en aquellos años de niñez en los que nada malo podía pasar.

En otro lugar alguien se fuma su primer cigarro mientras espera el autobús que le llevara al trabajo, sin sospechar que será su último día, le despedirían de aquel puesto por el que tanto había sacrific…

¿¡TRABAJO VS MATERNIDAD !?

Imagen
Siete y cuarto de la mañana, sonrío, da igual que este rota tendré que ser de una pieza, de momento atender al estómago que  con este guisante dentro ruge reclamando sustento, y al mismo tiempo mi cabeza gritándome que me denegaran el ansiado y merecido puesto, se lo darán a mi compañero con menos experiencia, pero claro él no está embarazado… ¡joder! Maldita cremallera siempre se atasca… que ganas tuve de plantarle una guanta cuando le oí decir que las mujeres no tienen perspectiva, son más de andar por casa ¡cretino!
Estar embarazada no quiere decir que de un día para otro disminuya la capacidad de trabajo, como si el coeficiente intelectual se esfumase, pero ahí está la realidad, el trabajo se complica, anda que han tardado en dejarme fuera de todos los asuntos importantes, y por si fuera poco este marido mío al que lo único que se le ocurrió decir es, pues déjalo, no necesitamos tu sueldo, ¿perdonaaaa?  ¿Quién es este ser egoísta con el que llevo conviviendo tantos años, que aún n…

LA DEBILIDAD DE LA MEMORIA

Imagen
La debilidad de la memoria, sí, porque la memoria es voluble y poco fiable, está sujeta al vaivén de los sentimientos. Si no, ¿Por qué cambia tanto la versión de los mismos hechos según quien los cuente?
Hechos que volvemos míticos, es como si dijéramos, vale, puede que no sucediesen de ese modo, pero así es como deberían haber sucedido y es como quiero recordarlos, si alguna vez fuimos derrotados, al menos que sea una derrota heroica.
Y así, a veces nos mentimos a sabiendas de que nos engañamos a nosotros mismos, nos mentimos para consolarnos, otras veces para consolar a los demás, porque creemos que así combatimos el miedo, o porque ocultamos nuestra miseria o las miserias ajenas, porque creemos que es un acto de amor… ¿nos equivocamos?
Y la memoria nos devuelve las cosas más dulcificadas o más trágicas dependiendo del grado de romanticismo, dolor, o euforia que tuviésemos instalado en ese momento. Porque hay circunstancias en la vida que se nos presentan demasiado complicadas y triste…

PASEAR CONTIGO

Imagen
Con una lentitud
de luces y de vientos que nunca conocí,
han crecido los plátanos
y las casas antiguas de estas calles.
Detrás de sus balcones se vivieron
fiestas que no eran mías,
guerras que no sufrí,
ambiciones que no me dominaron,
muertes que no he sentido. Cruza la gente y habla
en un hermoso idioma que me cuesta
trabajo comprender. …………………………………. Y sin embargo
esta ciudad es mía,
pertenece a mi vida como un puerto a sus barcos. Sin duda es la memoria
de algunos novelistas y un poeta. Y sin duda, también, es la importancia
de pasear contigo,
de tu mano en mi mano, de nuevo adolescente,
tu cabeza en mi hombro,
tu silencio en el mío. (Completamente viernes) 1998
Luis García Montero

DESFIBRILANDO LA CONCIENCIA

Imagen
En ocasiones las cuentas no salen, auditamos el tiempo y nos muestra las oportunidades desperdiciadas, todo lo que dejamos en el camino a cambio de fatuas promesas, entonces se hace un gran vacío bajo tus pies, abajo el abismo, por el que va trepando sin misericordia el miedo, miedo a lo que vendrá después, el pánico te rodea; arriba el infinito, casi no puedes respirar, el origen y el fin.
No quieres ver si todo a explotado de forma natural, o a conciencia has puesto tú la dinamita a aquellas pequeñas grandes cosas que fuiste construyendo y levantando poco a poco, esas que tanto te importaban y no recuerdas en que momento dejaron de ser suficientes.
Tampoco recuerdas si eras feliz, cuál fue el motivo que te provoco el aburrimiento de tenerlo todo, te asusta pensar que la vida a esta edad sigue por un camino recto, que todos los planes que hiciste han finalizado, la meta se ha conseguido, si ya no habrá nada por lo que pelear…
Una palabra, una mirada, una sonrisa, un no sé qué interior… …

NO, NO SOMOS LOS MISMOS.

Imagen
¿Qué importaba entonces?



Cuando uno tiene diecinueve o veinte años, no se piensa que la vida se encargará de enseñarnos que nada es tan fácil, entonces la amistad era un refugio, ese sitio seguro, blindado, en el que nada malo podía pasarnos, estábamos juntos, éramos jóvenes y no podíamos perder un segundo en torturarnos pensando en el futuro, que estaría radiante esperándonos. Todos los jóvenes estarían obligados a no imaginar las pruebas duras que el destino les deparara, que les tiene reservados obstáculos salpicados de desesperanza, dolor, miedo, ira, decepción… esas cosas no se piensan a los veinte. A esa edad es difícil vislumbrar las cicatrices que quedaran por ahí dentro, en el corazón, en el alma o en la conciencia.
Nos conocimos en la universidad formando una pandilla envidiable, con la sensatez de unos, el ingenio de otros, la generosidad de saber escuchar, de compartir, de celebrar los éxitos con cerveza, y ahogar los fracasos en vino. Época de descubrir, de aprendizaje y co…